facebook    facebook icon-bm-32-delicious   slideshare    “Mail”

Es posible que una pastilla de azúcar sea capaz de reducir el dolor o mejorar los síntomas de enfermedades como el Parkinson, la depresión o el asma? Sí lo es, y una de las razones que pueden explicarlo es el hecho de que la persona que se la toma cree que es un medicamento real y que, por tanto, funcionará. De la pastilla de azúcar se llama placebo y los beneficios terapéuticos que produce, efecto placebo.

Aunque el placebo se ha utilizado ampliamente a lo largo de la historia, actualmente su uso está restringido a los ensayos clínicos en medicamentos. Este artículo revisa qué es, por qué produce efecto y qué problemas éticos plantea su uso.

La información proporcionada en este artículo es complementaria a las recomendaciones de su médico y en ningún caso pretende sustituirla. En caso de duda, póngase en contacto con su profesional de la salud de referencia o llame al 061 CatSalut Responde.

¿Qué es un placebo?

Un placebo es una sustancia o intervención que parece un tratamiento pero que realmente no lo es.

En el ámbito de los medicamentos, el placebo es una sustancia inerte y biológicamente inactiva, con capacidad de producir efectos por el hecho de haberse tomado.

¿Qué efectos puede producir?

El placebo puede producir efectos físicos y psicológicos que pueden ser beneficiosos para mejorar los síntomas de la enfermedad (efecto placebo) o pueden provocar efectos adversos (efecto nocebo).

Aunque inicialmente se pensaba que el efecto placebo sólo se asociaba a un efecto psicológico, actualmente se conoce que puede tener un componente físico real.

¿Cómo es posible que una sustancia inerte tenga un efecto?

No es del todo claro, pero hay varias teorías relacionadas con aspectos psicológicos, neurobiológicos y genéticos.

Parece que los aspectos psicológicos que más influyen son esperar un efecto concreto de la toma de un medicamento, ya sea beneficioso (placebo) o perjudicial (nocebo), así como las expectativas del mismo paciente.

Desde el punto de vista de la neurobiología, estudios recientes apuntan que el efecto placebo podría activar algunas vías bioquímicas, al igual que los medicamentos.

Actualmente, se investiga la posibilidad de que la respuesta al placebo pueda estar determinada genéticamente, ya que varía en función de la persona.

¿Qué factores determinan el efecto?

El efecto placebo puede ser diferente según la enfermedad y el paciente:

  • La enfermedad para la que se administra. Los estudios han mostrado que podría funcionar durante un tiempo en algunas enfermedades. Donde más se ha estudiado su efecto es en la enfermedad del Parkinson, la depresión, la ansiedad y el dolor.
  • Los factores geográficos y culturales de la persona. Estos condicionan las esperanzas, los miedos y, en definitiva, las expectativas.
  • Las propias características del placebo (como se toma, la forma, el color, etc.). Los estudios apuntan que el efecto placebo es más potente con las cápsulas que con los comprimidos y que con estos efectos es menor que con las inyecciones. Sorprendentemente, parece que el precio también influye y, por ejemplo, el alivio del dolor o la mejora de los síntomas del Parkinson es superior en los pacientes que han pagado más por el tratamiento.

Entonces si funciona ... ¿puede que el médico me prescriba?

No, actualmente el uso de placebo está restringido a los ensayos clínicos para conocer la eficacia de un medicamento en investigación.

Su prescripción a pacientes en la práctica clínica conllevaría un dilema ético, ya que la eficacia se asocia al desconocimiento del paciente al que se administra y, por tanto, violaría su derecho a ser informado.

El reto en la actualidad es comprender en profundidad cómo se produce el efecto placebo y aplicar este conocimiento para fomentar el proceso de curación natural con las garantías éticas necesarias.

Bibliografía

  1. INFAC. ¿Qué sabemos sobre el efecto placebo?

Autor del documento

CIM CedimCat
Centre d'Informació de Medicaments de Catalunya 

Major de Can Caralleu, 1-7
08017 Barcelona.
 
 Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.