facebook    facebook icon-bm-32-delicious   slideshare    “Mail”

1. ¿Qué son y cómo funcionan?

Los parches transdérmicos son una forma de administración de medicamentos que consiste en aplicar sobre la piel un dispositivo adhesivo que contiene el fármaco de tal manera que éste se vaya absorbiendo de manera continua, atravesando las diferentes capas de la piel hasta llegar a la sangre.

2. ¿Cómo son?

Los parches transdérmicos constan de las siguientes partes: lámina de recubrimiento impermeable, reservorio de principio activo o matriz, adhesivo y una lámina plástica que hay que retirar antes de la aplicación. También contienen sustancias promotoras que facilitan la absorción del fármaco.

Según cómo se almacena el fármaco, encontramos dos tipos de parches:

  • Parche transdérmico tipo reservoiro
  • Parche transdérmico tipo matricial

3. ¿Qué medicamentos encontramos en forma de parches transdérmicos?

Actualmente, hay bastantes medicamentos que pueden administrarse en forma de parches:

  • Fármacos para la prevención de la angina de pecho.
  • Fármacos opiáceos para el tratamiento del dolor.
  • Anticonceptivos.
  • Nicotina para la deshabituación tabáquica.
  • Fármacos para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer.
  • Fármacos para el tratamiento del Parkinson.
  • Tratamiento hormonal durante la menopausia.
  • Fármacos para el tratamiento de los trastornos producidos por la menopausia quirúrgica.

También encontramos otros productos de parafarmacia, que no son propiamente medicamentos, como por ejemplo:

  • Anticelulíticos.
  • Reductores de la grasa corporal localizado.
  • Reafirmantes de la piel.

4. Recomendaciones generales de uso

  1. Asegurarse de que la piel esté limpia y seca. No ponerse maquillaje, cremas, lociones ni otros productos tópicos en el lugar donde se quiere aplicar el parche.
  2. Elegir una zona de la piel que tenga la mínima cantidad posible de pelo. Se recomienda la parte exterior del brazo o la parte superior del tronco, en un lugar donde no haya rozamiento con la ropa.
  3. No se deben aplicar encima de cicatrices, quemaduras, piel irritada, ni en zonas donde la piel haga pliegos. Tampoco se han aplicar en zonas donde haya más bien huesos (codo, rodilla, pies, manos ...). Así aseguramos que el fármaco se absorba correctamente.
  4. Lavarse bien las manos antes y después de aplicar o retirar el parche. Sacar el parche del envase protector, y aplicarlo sobre la piel haciendo una ligera presión sobre él con la mano durante unos 10 segundos para facilitar su adhesión.
  5. Sacar el parche de su envase protector y aplicarlo sobre la piel haciendo una ligera presión con la mano durante unos 10 segundos para facilitar su adhesión.
  6. Los parches no se deben doblar, cortar ni partir, para evitar que se rompa la matriz o el reservorio y que se produzca una sobredosificación o, por el contrario, un pérdida del medicamento antes de ser aplicado.
  7. Hay que ir cambiando la zona de aplicación para evitar la aparición de reacciones alérgicas locales.
  8. Dado que los parches usados ​​pueden contener restos significativos de medicamento, estos deben ser plegados de forma que el lado adhesivo del parche se pegue sobre sí mismo y eliminados posteriormente de forma segura. Se recomienda tirar los parches utilizado, los parches caducados y los que no se utilicen en un contenedor SIGRE de recogida selectiva de medicamentos (que se encuentran en las farmacias y los centros de atención primaria).
  9. Como todos los medicamentos, siempre hay que mantener los parches fuera del alcance de los niños.

Nota importante: estas son sólo unas recomendaciones generales. Hay que leer siempre con atención las instrucciones de uso del prospecto ya que pueden contener recomendaciones más específicas para cada tipo de parche.

5. ¿Se pueden cortar los parches transdérmicos?

Los parches no se deben cortar nunca, ya que el fármaco podría liberarse de golpe, produciendo una sobredosificación o, por el contrario, el fármaco podría salir del parche antes de ser absorbido por la piel, reduciéndose así su efecto. También podría producirse una reacción alérgica en la piel.

Si hay que tomar menos dosis del fármaco, lo que hay es utilizar un parche de menor dosis. Cada medicamento suele estar disponible en el mercado en diferentes dosis.

6. ¿Durante cuánto tiempo se debe llevar un parche?

Cada parche transdérmico hay que ir cambiando por otro con la periodicidad que nos indica el prospecto y que varía según el fármaco que contiene. Por ejemplo, hay parches que se deben cambiar cada 24 horas, otros que se cambian cada semana, etc

Es importante recordar que cuando se cambia el parche, el siguiente hay que ponerlo en una zona de piel diferente de la anterior, para evitar que esta se irrite.

Recuerde retirar el parche anterior antes de colocar su siguiente.

7. ¿Los parches pueden ocasionar efectos adversos?

Algunas personas pueden sufrir una reacción alérgica al material del que está hecho el propio parche. Esta suele ser de tipo local, en forma de irritación, dermatitis o eritema, que aparece en el lugar donde se aplica el parche. En caso de ser así, es recomendable retirar el parche y consultar al médico.

Por otra parte, pueden aparecer reacciones adversas debidas al fármaco que contiene el parche, que variarán según el medicamento y que también se producirían si el fármaco fuese administrado, por ejemplo, por vía oral (cápsulas, comprimidos, etc) o por vía parenteral (inyecciones).

8. ¿Cómo afecta el calor a los parches transdérmicos?

La temperatura elevada puede aumentar la absorción del medicamento. Por ello, se recomienda evitar la exposición a fuentes de calor: mantas eléctricas, compresas calientes, baños de sol, rayos UVA, saunas, baños termales, etc

9. ¿Hay que retirar los parches antes de una resonancia magnética, una tomografía axial computarizada (TAC) o de una cardioversión o desfibrilación eléctrica?

Durante estos procesos, se generan campos magnéticos o eléctricos. Por este motivo, deben retirarse antes aquellos parches que contengan algún metal, ya que podrían calentarse y producir quemaduras en la piel.

El metal que se utiliza más a menudo es el aluminio, ya que, por su gran conductividad, facilita la liberación controlada del medicamento a través de la piel.

De todos modos, no todos los parches contienen metal y por lo tanto no todos deben ser retirados. En cualquier caso, es conveniente que las personas que lleven un parche, informen siempre al médico antes de someterse a alguno de los procesos mencionados.

10. Ventajas e inconvenientes

Ventajas

Inconvenientes

  • Útiles en pacientes que tienen dificultades para tomar medicamentos por vía oral.
  • No todos los fármacos pueden administrarse en forma de parches transdérmicos, ya que algunos no se absorben bien a través de la piel y por eso se deben administrar por vía oral (en forma de cápsulas, comprimidos, jarabes, etc ), por vía parenteral (en forma de inyecciones), etc
  • Como el parche va liberando el fármaco que contiene de forma controlada y constante, la concentración de éste en la sangre y por lo tanto su efecto en el organismo es tambien constante.
  • En caso de aparecer una reacción adversa, aunque se retire el parche, esta podría tardar más en desaparecer.
  • A diferencia de los fármacos que se administran por vía oral, los parches transdérmicos conducen el fármaco directamente de la piel a la sangre sin que pase por el hígado.
  • Pueden producir reacciones alérgicas en la zona de piel donde se aplican.
  • Permiten reducir la frecuencia de administración. Si se utilizan correctamente, facilitan el cumplimiento de la posología.
  • Son poco cómodos y poco estéticos en algunas circunstancias: (ducha, piscina, playa, sudar al practicar deporte) y también poco discretos en determinados momentos del año, como por ejemplo en verano, en que la piel está más descubierta.

Bibliografía consultada

  1. FDA. Risk of burns during MRI scans from transdermal drug patches with metallic backings. FDA Public Health Advisory. (Disponible a: www.fda.gov/CDER/drug/advisory/transdermalpatch.htm. Actualitzat: 9 de març de 2009. Accès: 10 de març de 2009)
  2. Darrell T.Hulisz. Are Topical Patches Safe During MRI or CT Scans? (Disponible a: http://www.medscape.com/viewarticle/572561. Actualitzat: 5 de febrer de 2009. Accès: 29 de gener de 2009)
  3. Efectes greus i mortals dels analgèsics opiacis. Butll GROC (Ed Catalana) 2008. Vol.21,núm.1
  4. Grupo de Trabajo de la Guía de Práctica Clínica sobre Cuidados Paliativos. Guía de Práctica Clínica sobre Cuidados Paliativos. Madrid: Plan Nacional para el SNS del MSC. Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias del País Vasco; 2008. Guías de Práctica Clínica en el SNS: OSTEBA Nº 2006/08
  5. Allevato M. Sistemas terapéuticos transdérmicos. Act Terap Dermatol 1007; 30: 154
  6. Flor García A, Pérez Rodríguez I, Horta Hernández A, Díaz Herrero A, Raja Casillas MI. Tratamiento farmacológico en los cuidados paliativos. Bol farmacoter Castilla La Mancha. 2005; Vol.6,núm.2
  7. Ariz MJ, Meléndez A. Actualización en el manejo del dolor crónico. Uso racional de la escalera analgésica de la OMS. BIT Bol inf farmacoter Navar. 2004; vol.12, núm.4
  8. Suñé Negre, JM. “Nuevas aportaciones galénicas a las formas de administración”. En:
  9. Formación continuada para farmacéuticos de hospital. Fundación Promedic, 2002. Suñé Arbusà, JM; Bel, E.
  10. Marcotegui Ros F. Sistemas terapéuticos transdérmicos. BIT Bol inf farmacoter Navar. 1993; vol.1, núm.3
  11. Fitxes tècniques de: Evra, Durogesic, Fendivia, Fentanilo Acost, Fentanilo Bexal, Fentanilo Matrix Ratiopharm, Fentanilo Matrix Sandoz, Matrifen, Transtec, Triqusic, Exelon, Prometax. (Disponibles a: https://sinaem4.agemed.es/consaem/fichasTecnicas.do?metodo=detalleForm)

Autora del documento

Eva Llovet i Traveset
Centre d'Informació de Medicaments
C.A.P. Mútua de Terrassa

 

Major de Can Caralleu, 1-7
08017 Barcelona.
 
 Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.