facebook    facebook icon-bm-32-delicious   slideshare    “Mail”

1. ¿Qué son los probióticos?

Se denominan probióticos a aquellos microorganismos vivos (bacterias, hongos etc) que al administrarse en una cantidad y forma adecuadas confieren un beneficio a la salud del individuo. Las especies más utilizadas son:

  • Lactobacillus
  • Bifidobacterium
  • la levadura Saccharomyces Boulard
  • algunas especies de Escherichia coli y Bacilli

Los probióticos pueden incorporarse a un amplio abanico de productos, tanto en alimentos como en medicamentos y suplementos dietéticos. Las formas más comunes para la administración de probióticos son los productos lácteos y los alimentos con probióticos añadidos, pero también hay en el mercado comprimidos, cápsulas y sobres que contienen microorganismos en forma liofilizada.

2. ¿Cómo actúan los probióticos?

El sistema de defensa del organismo contra las sustancias extrañas se conoce como sistema inmune. Más de dos terceras partes del sistema inmune del organismo se encuentra en el intestino. De hecho, el tubo digestivo (estómago, intestino delgado y grueso) está en contacto con el exterior a través de una extensa superficie. Los alimentos pueden ser un factor de agresión hacia el intestino junto con los microorganismos (bacterias, virus y hongos).

La flora bacteriana intestinal está formada por millones de bacterias que proliferan en el interior del intestino grueso y fermentan diferentes elementos produciendo sustancias beneficiosas para la salud. Estas bacterias intervienen en el desarrollo normal del sistema inmunitario y en la regulación de la respuesta del organismo ante los patógenos (microorganismos perjudiciales para la salud).
La flora intestinal participa en varios procesos fisiológicos como la digestión y movimientos del tubo digestivo así como en la producción de algunas vitaminas.

Los probióticos actúan a nivel del tubo digestivo estabilizando la composición de la flora bacteriana e incrementando la resistencia del organismo frente a los patógenos, y mejorando y activando las defensas. Los probióticos producen sustancias que ayudan a combatir algunas bacterias potencialmente patógenas, producen vitaminas y enzimas digestivas.

3. Recomendaciones generales en el uso de los probióticos

Los probióticos producen efectos beneficiosos sobre la salud, pero estos efectos sólo se pueden atribuir a los probióticos específicos estudiados para una indicación o situación concreta. Por tanto, no todos los probióticos se pueden administrar para la misma situación, ni todos los probióticos en todas las situaciones.

Se deben utilizar las dosis de probióticos que nos recomiendan, a dosis más bajas o más elevadas puede que no sean efectivos, o podrían ser nocivos.

Pacientes gravemente inmunodeprimidos, es decir con el sistema de defensa propio del organismo comprometido, no deben tomar probióticos sin la recomendación de un médico, ya que en estas circunstancias el probiótico podría llegar a comportarse como un agente patógeno.

Se deben seguir de manera estricta las normas de conservación de los productos probióticos, ya que muchos de ellos necesitan una temperatura determinada para mantenerse viables.

4. Utilidad práctica de los probióticos en la salud

La principal utilidad de los probióticos es el tratamiento y la prevención de infecciones intestinales, aunque también han demostrado tener un papel importante en otras enfermedades digestivas no infecciosas así como en afecciones de otros órganos (alergias, eczema, vaginitis ...)

Actualmente, los probióticos han demostrado ser útiles y beneficiosos en:

  • Tratamiento de la diarrea aguda infecciosa en niños y adultos
  • Prevención de la diarrea asociada a antibióticos en niños y adultos
  • Algunas enfermedades inflamatorias intestinales (colitis ulcerosa, reservoritis)
  • Mejora de los síntomas debidos a la mala digestión de la lactosa
  • Mejora de algunos síntomas del síndrome del intestino irritable
  • Prevención de la enterocolitis necrotizante en recién nacidos pre-término

Otras situaciones en las que los probióticos podrían ser útiles en un futuro, pero donde aún se necesitan más estudios que avalen su eficacia, son:

  • Disminución de los síntomas de asma y otras enfermedades de base alérgica
  • Prevención de infección urinarias y del tracto genital, sobre todo en mujeres
  • Prevención y disminución de la gravedad de las infecciones en recién nacidos prematuros
  • Disminución de las complicaciones (sobre todo infecciosas) en pacientes ingresados ​​en las unidades de cuidados intensivos
  • Prevención de las infecciones en pacientes con cirrosis hepática
  • Mejora de los síntomas en pacientes con artritis reumatoide y otras enfermedades reumatológicas de tipo inflamatorio.
  • Prevención de aparición de tumores
  • Disminución de los niveles de colesterol

Por otra parte, en personas sanas, el consumo de probióticos puede ayudar a mantener la salud, por ejemplo en:

  • Reducir el llanto en niños con cólicos del lactante
  • Reducir los episodios de fiebre y diarrea en niños
  • Reducir la duración de los resfriados pero no su frecuencia.

5. ¿Son seguros?

La ingestión de un elevado número de miroorganismos viables obliga a investigar su seguridad. Desde un punto de vista teórico, al tratarse de microorganismos que normalmente forman parte de nuestra propia flora, difícilmente podrían causar problemas infecciosos. Aunque se ha descrito algún caso aislado de paso de este gérmenes en la sangre en pacientes con el sistema inmunitario comprometido y en pacientes con enfermedades como la colitis ulcerosa, el perfil de seguridad de los probióticos más utilizados en los estudios realizados relacionados con el tema, se debe considerar satisfactorio.

Se debe tener cuidado en administrar probióticos en pacientes gravemente inmunodeprimidos.

6. Productos que contienen probióticos

Especialidades farmacéuticas con probióticos

Nombre comercial

Composición de probióticos Descripción

Observaciones

Ultralevura® Saccharomyces boulardii (1x109) Cápsulas Administrar en líquidos fríos
Casenfilus® Lactobacillus acidophillus (1x109)
Bifidobacterium bifidum (1x109)
Sobres EFP
Infloran® Lactobacillus acidophillus (1x109) Bifidobacterium bifidum (1x106) Cápsulas EFP
Lacteol del Dr Bouchard® Lactobacillus acidophillus (1x1010) Cápsulas o sobres EFP
Lacteol del Dr Bouchard® Lactobacillus acidophillus (6x106)  Comprimidos EFP
Lactofilus® Lactobacillus acidophillus (120x106) Polvos EFP
Salvacolon® Bacillus subtilis Líquido EFP

Complementos alimenticios con probióticos

Nombre comercial

Composición de probióticos Descripción

Observaciones

Casenbiotic® Lactobacillus reuteri (1x108) Comprimidos masticables Conservar a <25ºC
Reuteri® Lactobacillus reuteri (20x106) Líquido Conservar a 2-8ºC
Adminsitrar con líquidos
Protransitus® Lactobacillus plantarum (3x109) Cápsulas EFP
Rotargemine® Lactobacillus acidophillus, Bifidobacterium bifidum, Lactobacillus bulgaricus, Streptoccocus thermophilus (3.5x109) Líquido Contiene probióticos, vitaminas y lactosa
Enterum® Bacillus coagulans (2x109)  Líquido o comprimidos Contiene prebióticos y lactoferrina
VSL #3® Lactobacillus casei, Lactobacillus acidophillus, Lactobacillus plantarum, Lactobacillus delbrueckii, Lactobacillus bulgaricus, Bifidobacterium longu, Bifidobacterium brevis, Bifidobacterium infantis, Saccharomyces thermophilus (450x109) Comprimidos o sobres Conservar a 2-8ºC. Contiene lactosa y soja.

Soluciones de rehidratación oral con probióticos

Nombre comercial

Composición de probióticos Descripción

Observaciones

Bioralsuero baby® Lactobacillus reuteri (100x106) Sobres Conservar a <25ºC
Bioralsuero® Bioralsuero naranja Lactobacillus reuteri (100x106) Bricks Conservar a <25ºC
Bioralsuerotravel® Lactobacillus reuteri (100x106) Sobres EFP

Otros preparados

Nombre comercial

Composición de probióticos
Activia® Lactobacterium animalis DN173010
Actimel® Lactobacillus casei DN-114 001
LC1® Lactobacillus johnsonii LaI

Bibliografía consultada

  1. Guías prácticas de la Organización Mundial de Gastroenterología de probióticos y prebióticos.  www.worldgastroenterology.org/assets/downloads/es/pdf/guidelines
  2. Floch MH, Walker A, Guandalini S et al. Recommendations probiotic use- 2008. J Clin Gastroenterol 2008; 24:S104-S108.
  3. Sanders ME. Use of probiotics and yogurts in maintenance of health. J clin Gastroenterol 2008;42: S71-74.

Autores del documento

Míriam Mañosa, Eugeni Domènech, Eduard Cabré
Servicio de Aparato Digestivo. Hospital Universitari Germans Trias i Pujol. Badalona.
Unidad de Enfermedades Inflamatorias Intestinales
Servicio de Aparato digestivo
Centro de Investigaciones Biomédicas en Red de Enfermedades hepáticas y digestivas (CIBERehd)

 

Major de Can Caralleu, 1-7
08017 Barcelona.
 
 Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.