Acceso al contenido
Acceso al menú de la sección

 Generalitat de Catalunya - www.gencat.cat

CedimCat Centre d'Informació de Medicaments de Catalunya

Prevención de las intoxicaciones con medicamentos

 
 
 
 

Introducción

Las intoxicaciones accidentales se producen con mayor frecuencia en niños entre 1 y 3 años porqué en esta edad tienen ya cierta autonomía de movimientos. La causa más frecuente de intoxicación son los fármacos, seguido de los productos domésticos. 

Una tercera parte de las intoxicaciones son causadas por fármacos analgésicos y antitérmicos, especialmente por paracetamol, ya que están presentes en casi todos los botiquines y acostumbran a tener un sabor agradable muy atractivo para los niños. También son frecuentes las intoxicaciones por medicamentos de sus padres o abuelos.

 
 
 
 

1. Consejos para prevenir las intoxicaciones

Las intoxicaciones son, probablemente, el accidente infantil más fácilmente evitable si se adoptan una serie de precauciones mínimas en el hogar.

Aunque estas recomendaciones van dirigidas fundamentalmente a los padres, es importante que también se informe a todas aquellas persones que cuidan del niño cuando los padres no están (abuelos, canguros, etc.). 

  • Conserve el mínimo número de medicamentos en casa: algún fármaco para la fiebre o el dolor y los que necesite algún miembro de la familia para tratar alguna enfermedad crónica (diabetes, tensión alta, etc.).
  • Conserve siempre el medicamento en su envase original conservando el prospecto.
  • Guarde siempre los medicamentos fuera del alcance de los niños (nunca en la mesita de noche y vigile con los bolsos de mano, armarios abiertos y la nevera).
  • Una vez finalizado el tratamiento con un medicamento, no guarde el resto; llévelo a su farmacia para que sea reciclado.
  • Eduque a los niños sobre la utilidad de los medicamentos y nunca los compare con golosinas.
  • Evite tomar los medicamentos delante de los niños para evitar que ellos le imiten.
  • Tenga presente que determinadas situaciones familiares y sociales pueden favorecer las intoxicaciones: estrés de los padres, ausencia de uno de los padres, falta de atención hacia los niños por parte de los padres, etc.
  • No automedique a los niños y nunca administre especialidades de adultos.
  • Tenga por escrito  las dosis de los medicamentos (por su médico o farmacéutico)
  • Escoja, asesorado por su médico o farmacéutico, los preparados más adecuados para evitar intoxicaciones: tapones de seguridad, orificios de salida estrechos. Si puede ser, no escoger presentaciones de colores vivos (rojo) y de mucho volumen, es preferible que vayan en sobres individualizados.
  • Intoxicaciones por otros productos
  • Almacene los productos de limpieza fuera del alcance de los niños. Si lo hace debajo del fregadero, coloque un cierre de seguridad en el armario. 
  • No guarde productos de limpieza fuera de su recipiente original (por ejemplo, lejía o disolventes en una botella de agua).
  • Si es posible, escoja un producto con tapón de seguridad.
 
 
 
 

2. Signos y síntomas de intoxicación

Los síntomas de una intoxicación pueden aparecer con retraso (por ejemplo en la intoxicación por paracetamol) y en ocasiones demasiado tarde. Se tiene que estar atento a cualquier signo de aviso. Los más comunes son: 

  • Manchas raras en la piel o en la ropa, quemadas alrededor de la boca y la lengua.
  • Olor anormal o extraño. Pudor del aliento del niño.
  • Cambios de comportamiento como: somnolencia, dolor de estómago, hiperactividad o irritabilidad.
  • Pupilas dilatadas o contraídas.
  • Trastornos en la visión (visión doble o tacas en la visión)
  • Aparición de náuseas o vómitos sin ninguna otra explicación.
  • Envases de medicamentos o productos peligrosos abiertos y parcial o totalmente vacíos.
 
 
 
 

3. ¿Qué hacer en caso de sospecha de intoxicación?

  • En primer lugar mantenga la calma.
  • Si la ingesta ha sido muy pequeña llame rápidamente al Servicio de Información Toxicológica al teléfono 91 562 04 20 que funciona las 24 horas del día y siga sus instrucciones. En la gran mayoría de los casos, la cantidad de una medicación o producto doméstico ingerido por un niño suele ser pequeña y no le causará un daño importante.
  • Si el niño ha ingerido una sustancia altamente tóxica (leer etiquetaje) o bien una gran cantidad de medicamento: un volumen de jarabe superior a la dosis habitual que le corresponde al niño o ha tomado un medicamento para adultos, es importante acudir directamente al Servicio de Urgencias del hospital más cercano.
  • Identifique la sustancia, haga una estimación de la cantidad ingerida, guarde el sobre o el recipiente donde estaba la sustancia almacenada y recuerde la hora aproximada de la ingesta.
  • En caso que el paciente vomite, guarde el material ya que podría ayudar a identificar el agente causal.
  • No intente provocar el vómito (sobre todo en casos de cáusticos o corrosivos: lejía, salfumant), ni administrar líquidos, como por ejemplo leche, sin instrucciones del médico.
  • Si el tóxico ha entrado en contacto con los ojos, no poner colirios ni pomadas. Se tiene que limpiar inmediatamente con agua corriente abundante y con los párpados abiertos para que el agua arrastre el producto, durante 10-15 minutos.
  • Si el tóxico ha entrado en contacto con la piel o las mucosas, lave inmediatamente la zona con agua abundante para arrastrar el producto, durante 10-20 minutos.
 
 
 
 

Bibliografía consultada


1.- Mintegui S, Benito J, Vázquez MA, Fernández A, Gortázar P, Grau G. Intoxicaciones en urgencias: cambios epidemiológicos en los últimos 10 años. An Esp Pediatr. 2002;56:23-9.

2.- Fernández A, Mintegui S, Martínez MJ. Intoxicación por paracetamol en menores de 6 meses: error de dosificación. An Pediatr. 2004;60:177-9.

3.- Mora A, Huidobro B, Peñalba A, y Vazquez P. Productos de higiene infantil: la importancia de un correcto etiquetado. An Pediatr. 2007;66:313-28.

4.- Pou I, Fernández J. Prevención de las intoxicaciones infantiles. En: Mintegui S, coordinador. Manual de intoxicaciones en pediatría. 1ª. Ed. Madrid: Ergón;2003. P. 373-9.

 
 
 
 

Autor del documento

Raquel Aguilar Salmeron
Servei de Farmàcia
Hospital Universitari Josep Trueta de Girona

 
 
 
 

Fecha de publicación: 27/02/2008

Comparteix: Facebook Twitter Delicious
Correu | Aviso legal | Sobre la web | © 2010 CedimCat