Acceso al contenido
Acceso al menú de la sección

 Generalitat de Catalunya - www.gencat.cat

CedimCat Centre d'Informació de Medicaments de Catalunya

¿Qué es un medicamento?

 
 
 
 

Un medicamento es una sustancia con propiedades para el tratamiento o la prevención de enfermedades en los seres humanos. También se consideran medicamentos aquellas substancias que se utilizan o se administran con el objetivo de restaurar, corregir o modificar funciones fisiológicas del organismo o aquellas para establecer un diagnóstico médico. Los medicamentos se emplean a dosis tan pequeñas, que para poder administrar la dosis exacta, se deben preparar de forma que sean manejables. Las diferentes maneras en qué se preparan (pastillas, jarabes, supositorios, inyectables, pomadas, etc.) se denominan formas farmacéuticas. Los medicamentos no sólo están formados por substancias medicinales, a menudo van acompañados de otras substancias que no tienen actividad terapéutica, pero que tienen un papel relevante. Estas substancias son las que permiten que el medicamento tenga estabilidad y se conserve adecuadamente. Estas sustancias sin actividad terapéutica tienen un papel muy importante en la elaboración, almacenamiento y liberación de substancias medicinales se denominan excipientes. Algunos de ellos son de declaración obligatoria, mientras que las substancias medicinales, que son las que tienen actividad terapéutica, se denominan principios activos.

En la actualidad, la mayoría de medicamentos son preparados por laboratorios farmacéuticos y, para su preparación y distribución, estos deben ser autorizados por el Ministerio de Sanidad y Consumo con un nombre propio registrado. Todos los procesos relacionados con la investigación, fabricación y distribución están estrictamente regulados por las leyes que protegen la salud de los ciudadanos.

Las regulaciones fundamentales en relación con los medicamentos se derivan de la Ley 29/2006 de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos y Productos Sanitarios.


 

 

a. ¿Cómo saber qué medicamento estoy tomando?

Cuando alguien tiene que tomar un medicamento, debe preguntar a su médico prescriptor o a su farmacéutico por qué debe tomar este medicamento y como lo debe tomar. Aun así, en el embalaje del medicamento o en el prospecto hay información que puede ayudar a comprender qué estamos tomando y como lo podemos utilizar o conservar.
Además, la página web del CedimCat tiene a disposición de los ciudadanos un Buscador de Medicamentos con información sobre los medicamentos disponibles y otra herramienta de utilidad para organizar la toma de la medicación y crear un plan-horario gráfico y visual denominada Plan de Medicación.

 
 
 
 

a.1 ¿Qué información nos proporcionan los embalajes de los medicamentos (especialidades farmacéuticas)?

Aparte del nombre registrado del medicamento, en la parte exterior del embalaje hay impresa una gran cantidad de información que puede ser de mucha utilidad. En esta información se expresa:

• Principio activo y la cantidad que contiene
• Excipientes de declaración obligatoria
• Laboratorio fabricante
• Lote de fabricación y fecha de caducidad
• Cupón-precinto en aquellas que sean financiadas por el Sistema Nacional de Salud
• Símbolos y siglas:

Medicamento que, para su dispensación, hace falta receta médica.
Hace falta receta de psicótropos (tranquilizantes, antidepresivos, etc.).
Hace falta receta de estupefacientes (morfina, etc.).
Se debe conservar en el frigorífico (no congelar).
Medicamentos que pueden reducir la capacidad de conducción o el manejo de maquinaria peligrosa.
Medicamentos que pueden producir fotosensibilidad (reacción cutánea desencadenada a dosis habitualmente inocuas de radiación ultravioleta o visible)
ECM: Medicamento de especial control médico.
EFP: Medicamento publicitario. Se permito su publicidad y no le hace falta receta por ser dispensada en farmacias.
EFG: Medicamento genérico.
H: Medicamento de uso hospitalario. Se dispensa únicamente a las farmacias de los centros hospitalarios.
DH: Medicamento de diagnóstico hospitalario. Debe ser prescrita por especialistas adscritos a un hospital.
TLD: medicamento de dispensación renovable. Para tratamientos de larga duración.
Medicamento homeopático: este tipo de medicamentos tienen que indicar esta llegenda.

 
 
 
 

a.2 ¿Qué información nos proporcionan los prospectos?

 


• ¿Qué es (composición, tanto del principio activo como de los excipientes)
• ¿Para qué se utiliza (acción e indicaciones)?
• Como utilizar el medicamento (posología): cuál es la dosis usualmente utilizada y la vía de administración. ?
• Antes de usar el medicamento (contraindicaciones): ¿en qué casos no se debe utilizar el medicamento?
• Antes de usar el medicamento (precauciones): casos en qué se debe utilizar con precaución y si hace falta un control médico especial o precauciones especiales que se deben seguir durante su utilización. Consejos en caso de embarazo, lactancia, conducción de vehículos o uso de máquinas.
• Posibles efectos secundarios: efectos no deseados que pueden aparecer durante el tratamiento.
• Interacciones: instrucciones en caso de tomar otros medicamentos o, incluso, alimentos, puesto que pueden provocar la aparición de efectos no deseados. Para más información sobre estos temas, consulte el documento: ¿Qué son las interacciones?
• Intoxicación: instrucciones en caso de haber preso más cantidad de la indicada por su médico.
• Conservación: instrucciones de conservación.


En caso de dudas consulte con su médico o farmacéutico.

 
 
 
 

b. ¿Qué tipo de medicamentos existen?

Hay diferentes tipos de medicamentos y, por lo tanto, también tienen diferentes clasificaciones. A menudo se clasifican por su actividad terapéutica, pero también lo pueden hacer por su acceso (si hace falta receta o no) o según su origen. Dado que la clasificación por actividad terapéutica es muy amplia y variada, os los presentamos según el acceso al medicamento y también según el origen, porque os puede ayudar a conocer mejor el medicamento que tenéis a vuestras manos.

 
 
 
 

b.1. Clasificación según su acceso

Medicamentos que precisan receta médica. Como que el uso incorrecto de los medicamentos puede comportar consecuencias graves para la salud, las autoridades sanitarias exigen que, para su dispensación en farmacias, se presente una receta médica, hecho que implica que un médico haya valorado la necesidad del tratamiento y haya recomendado la administración del medicamento con una pauta específica (qué dosis se debe tomar, con qué frecuencia y durante cuanto de tiempo). No está permitida su publicidad en los medios de comunicación. Algunos de estos medicamentos son los genéricos que aparecen cuando la patente del principio activo ya ha caducado y, entonces, otros laboratorios lo pueden comercializar, y, como que ya no se consideran los gastos de investigación, son más baratos. Estos medicamentos tienen la misma eficacia, seguridad y calidad que los originales.

Medicamentos publicitarios. Son aquellos en los que se autoriza la publicidad a través de los medios de comunicación y no les hace falta receta médica para ser dispensados en farmacias. Generalmente son medicamentos muy conocidos por el público, no presentan una toxicidad elevada y se utilizan por aliviar síntomas menores (acidez de estómago, dolor, fiebre, etc.). Todo y su aparente bondad, no dejan de ser medicamentos y se deben tomar con precaución. Se dan más instrucciones en el documento Automedicación.

Medicamentos de uso hospitalario. Son los que su prescripción se debe realizar a través del servicio de farmacia de un hospital. Habitualmente son administrados en el mismo hospital mientras el paciente está ingresado, pero hay casos en qué el tratamiento se debe continuar tras el alta al domicilio. Estas especialidades se dispensan en las farmacias de los hospitales.

Medicamentos que necesitan visado de inspección. Son los de uso restringido para ciertas enfermedades y que requieren un control adicional por parte de Sanidad. Medicamentos extranjeros. En algunos casos, si el principio activo no se encuentra en nuestro país, el medicamento o la sustancia se tiene que importar des del extranjero. El Ministerio de Sanidad y Consumo dispone de un mecanismo por el cual, si un enfermo necesita unos medicamentos que no se encuentran a nuestro país, pueda hacer la correspondiente importación.

 
 
 
 

b.2. Clasificación según su origen

Medicamentos de síntesis o semisíntesis. Son los más habituales y los que se han elaborado en un laboratorio farmacéutico.
Medicamentos de origen humano. Son los derivados de la sangre, glándulas o tejidos humanos. Por ejemplo las immunoglobulines, los factores de la coagulación, etc.

Medicamentos de plantas medicinales: Las plantas y sus mezclas o preparaciones (extractos, etc.) contienen principios activos con utilidad terapéutica tanto o más importante que los medicamentos sintetizados dentro de un laboratorio. El hecho de ser elaborados a partir de plantas no los da garantía de inocuidad, por esto también están sometidos a la misma reglamentación que el resto de medicamentos.

Radiofármacos. Son los medicamentos formados por isótopos radiactivos, y se utilizan con finalidad terapéutica y diagnóstica.

Medicamentos homeopáticos. Son los medicamentos utilizados en medicina homeopática.

Medicamentos biotecnológicos.
Son los obtenidos por técnicas de ingeniería genética.

Fórmulas magistrales. Hay una serie de medicamentos o de preparados que no se comercializan a nuestro país y que es posible que algún paciente los necesite. Estos se preparan en la farmacia de manera individualizada para cada paciente de acuerdo con la composición que ha indicado el médico en la receta.

Medicamento hemoderivado. Son medicamentos preparados industrialmente a base de componentes de la sangre.

Medicamento inmunológico. Son todos aquellos medicamentos relacionados con las vacunas, toxinas y alérgenos.

 
 
 
 

c. Excipientes

Los medicamentos (principios activos), para poder ser administrados, se deben preparar en una "forma farmacéutica" (comprimidos, cápsulas, jarabes, etc.). En su preparación hace falta añadir sustancias que hacen posible la fabricación de las diferentes formas farmacéuticas, éstas se denominan excipientes. En algunos casos, estos excipientes pueden estar relacionados con la aparición de problemas (como alergias, intolerancias, etc.).
Desde 1993, los medicamentos deben especificar obligatoriamente en el prospecto todos los componentes que se utilizan en su preparación. Si alguien presenta intolerancia o alergia a alguna sustancia conocida, debe consultar el prospecto o preguntar a su farmacéutico.
Para más información sobre los excipientes puede consultar el documento: ¿Qué son los excipientes?

 
 
 
 

Bibliografía consultada


1. Real Decreto 1345/2007, de 11 de octubre, por el que se regula el procedimiento de autorización, registro y condiciones de dispensación de los medicamentos de uso humano fabricados industrialmente. 2007, Ministerio de Sanidad y Consumo.

2. Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios. 2006, Ministerio de Sanidad y Consumo.



 
 
 
 

Autor del documento

CIM CedimCat
Centre d'Informació de Medicaments de Catalunya


 
 
 
 

Fecha de publicación: 03/06/2003
Fecha de revisión: 30/06/2009

Comparteix: Facebook Twitter Delicious
Correu | Aviso legal | Sobre la web | © 2010 CedimCat