Acceso al contenido
Acceso al menú de la sección

CedimCat Centre d'Informació de Medicaments de Catalunya

La administración de medicamentos

 
 
 
 

Consideraciones generales

Antes de tomar un medicamento hemos de tener en cuenta estos cinco puntos:

  1. Lo ha de tomar la persona que lo necesita . Un medicamento se prescribe para una determinada persona y puede no servir para otra, ya que tienen indicaciones y contraindicaciones que se han de valorar. Todo medicamento tiene una cara y una cruz, de manera que cada indicación se hace siempre que se tiene claro que los beneficios son superiores a los riesgos. Esto únicamente lo puede valorar su médico. Cada enfermo es diferente y condiciona la idoneidad o no de los tratamientos.
  2. No se debe confundir de medicamento. Se ha de comprobar que es el correcto. Cada medicamento tiene que estar correctamente identificado , no se debe confundir ni el principio activo, ni   la dosis ni la frecuencia. Está correctamente especificado en el cartonaje, el prospecto y el blister. No se deben tener pastillas sueltas (todas se parecen). Se debe leer detenidamente el prospecto de aquello que se está tomando, antes de hacerlo.
  3. Se ha de tomar en el momento que corresponda en cada caso . Por ejemplo, los hipoglucemiantes (antidiabéticos) orales media hora antes de comer, con los antibióticos no se debe romper la cadena de tratamiento saltándose tomas, no deben haber retrasos en las tomas de según qué anticonceptivos, los medicamentos para combatir el insomnio media hora antes de ir a dormir, etc. Se debe respetar las indicaciones en aquellos medicamentos que se tengan que tomar separados de las comidas como es el caso del hierro, las tetraciclinas o los bifosfonatos. En cambio, en otros se deben tomar con alimentos, como la griseofulvina por ejemplo. Debe pedir la información adecuada a su médico o a su farmacéutico. Si se olvida de alguna toma, tome el medicamento tan pronto como lo recuerde, aunque si ha pasado mucho tiempo (por ejemplo la mitad del intervalo de tiempo entre dos tomas) en la mayoría de las ocasiones se debe esperar a la toma siguiente. Nunca se debe tomar una dosis doble.
  4. Se ha de tomar la dosis correcta : es aquella que le indica su médico.
  5. Se ha de administrar por la vía de administración correcta : existen varias vías de administración para los medicamentos como la oral, sublingual, bucal, tópica, transdérmica, inhalación, instilación ocular, rectal, vaginal o parenteral (subcutánea, intramuscular, intravenosa). Cada medicamento está preparado para ser administrado por vía determinada y que ejerza su acción de la forma más conveniente. Para cada vía de administración existen diferentes formas farmacéuticas. Por ejemplo, para la vía oral se preparan cápsulas, comprimidos, comprimidos recubiertos, comprimidos efervescentes, comprimidos masticables, suspensiones, soluciones, jarabes, elixires, etc. No realice manipulaciones, como triturar comprimidos, ni haga mezclas sin consultar con su médico o farmacéutico.
 

 
 
 

A.01. La vía oral

El medicamento se introduce en el organismo a través de la boca i se absorbe en el tubo digestivo. Es una vía muy fácil de utilizar y muy cómoda. Cuando se toma un medicamento se ha de hacer bebiendo un vaso lleno de agua. La vía sublingual y la vía bucal son dos variedades de la vía oral. En la vía sublingual, el medicamento se coloca debajo de la lengua para que se absorba rápidamente. En la vía bucal, el medicamento se coloca entre las encías donde se va disolviendo por acción de la saliva; generalmente se usa para administrar antisépticos o antiinfecciosos de la mucosa bucal.

Existen diferentes formas farmacéuticas que se administran por vía oral:

Preparados sólidos

Cápsulas . El medicamento está contenido dentro de una cubierta de gelatina que tiene como función la protección del medicamento y el enmascaramiento de las características organolépticas (olor y sabor) desagradables.

Comprimidos . El medicamento y los excipientes que le dan cohesión se someten a un proceso de compresión que les da la forma. Existen comprimidos de muchos tipos diferentes, algunos están recubiertos por una película protectora que enmascara el mal sabor, otros presentan liberación sostenida y hacen que el medicamento se libere en el organismo lentamente, otros son efervescentes y se han de disolver en antes de tomarlos.

Grageas . El medicamento esta envuelto en una cubierta dura o compacta, generalmente de azúcar, que lo protege.

Preparados líquidos

Jarabes . El principio activo está disuelto en una solución azucarada que enmascara el sabor y que, por su alto contenido en azúcar, impide que crezcan las bacterias. Muchos jarabes, debido a su poca estabilidad, se han de preparar inmediatamente antes de utilizarlos y, en algunos casos, se han de conservar en el frigorífico.

Elixires . La solución que acompaña al medicamento tiene un contenido variable en alcohol.

Suspensiones . Son preparaciones en las que el medicamento es insoluble en el líquido que lo contiene. Si se deja reposar, el polvo (el medicamento) se deposita en el fondo. Antes de tomar una dosis se debe agitar vigorosamente hasta que se produzca un liquido turbio, no transparente. En muchas ocasiones se han de preparar, justo antes de utilizar, añadiendo el polvo al líquido excipiente. Siempre se han de agitar antes de tomar la dosis, para que el contenido sea el que le corresponde.

 

 
 
 

A.02. La vía intramuscular

El medicamento se introduce dentro de un músculo a través de una aguja. El músculo, al estar muy irrigado por vasos sanguíneos, permite que el medicamento pase rápidamente a la sangre. Es una vía alternativa para aquellos medicamentos que no se absorben por vía oral o para personas que no pueden colaborar en la ingesta. Algunas veces es dolorosa y siempre la debe administrar un profesional experimentado y cualificado.

 

 

 
 
 

A.03. La vía intravenosa

El medicamento se introduce directamente en el torrente sanguíneo. Es la vía más rápida en la aparición de los efectos del medicamento. Hay diferentes métodos de administración, unas veces se hace muy lentamente y de manera continúa, como puede ser el caso de los “sueros” (fluidoterapia). En otras, la administración dura sólo un cierto tiempo, como la administración rápida en “bolo” o la administración en perfusión “gota a gota” en unos 15-30 minutos. Es muy importate que sea realizado por personal cualificado, ya que pueden aparecer complicaciones si no se hace correctamente o si no se mantienen la condiciones de asepsia para evitar infecciones.

 

 
 
 

A.04. La vía subcutánea

El medicamento se introduce a través de una aguja fina en el tejido que tenemos debajo de la piel. Allí se va liberando lentamente al torrente sanguíneo. La insulina y las heparinas son un ejemplo. Es una vía relativamente cómoda y poco molesta, porque en esta zona no existen muchas terminaciones nerviosas. Existen zonas más o menos utilizadas segun el tipo de medicamento. Es imprescindible una correcta asepsia. El paciente se la puede auto inyectar tras un periodo de entrenamiento previo con un experto.

 

 
 
 

A.05. La vía inhalatoria

Los medicamentos se introducen directamente en los pulmones realizando una inhalación. El efecto es muy rápido y se utilizan dosis muy bajas. En muchas ocasiones existe un desconocimiento de los mecanismos para realizar correctamente las inhalaciones por lo que su efecto queda mermado.

Existen tres tipos de medicamentos para la administración inhalada: los aerosoles, los nebulizadores y los dispositivos de polvo seco. Muchas veces los aerosoles se utilizan con cámaras especiales de inhalación para facilitar su administración.

 

 
 
 

A.5.1. Normas para la correcta administración con cartucho presurizado

PREPARACIÓN

  • Tome el cartucho y colóquelo en forma de L, por la parte inferior cójalo con el dedo pulgar y por la parte superior con el dedo índice y agítelo.
  • Saque todo el aire de los pulmones

COLOCACIÓN

  • Coloque la boquilla en la boca y apriete los labios sobre ella.

INSPIRACIÓN

  • Comience a tomar aire e inmediatamente apriete el cartucho.
  • Haga una sola inspiración suave y profunda.
  • Aguante la respiración durante unos 10 segundos
  • Expulse el aire
  • Si ha de realizar otra inspiración, espere un minuto
  • Enjuáguese la boca con agua y haga unas gárgaras. Tire el agua que ha utilizado en el enjuague, no la ingiera.
  • Coloque la tapa y apriétela firmemente.
 

 
 
 

A.5.2. Normas para la correcta administración con cartucho presurizado con cámara especial de inhalación

PREPARACIÓN

  • Tome el cartucho y colóquelo en forma de L, por la parte inferior sujételo con el dedo pulgar y por la parte superior con el dedo índice y agítelo.
  • Coloque el cartucho en la cámara
  • Saque todo el aire de los pulmones

COLOCACIÓN

  • Coloque los labios en la boquilla de la cámara y realice una sola pulsación

INSPIRACIÓN

  • Haga una sola inspiración suave y profunda.
  • Aguante la respiración durante unos 10 segundos
  • Expulse el aire
  • Si ha de realizar otra inspiración, espere un minuto
  • Enjuáguese la boca con agua y haga unos gargarismos. Tire el agua que ha utilizado en el enjuague, no la ingiera.
  • Coloque la tapa y apriétela firmemente.

 

 

 
 
 

A.5.3. Normas para la correcta administración del Sistema Accuhaler®

PREPARACIÓN

  • Sujete con la mano la carcasa externa y empuje la pestaña con el dedo pulgar alejándola de usted.
  • Manteniendo la boquilla en dirección a usted, desplace la palanca hasta oír un “clic”.
  • Saque todo el aire de los pulmones

COLOCACIÓN

  • Coloque los labios en la boquilla del dispositivo y ciérrelos.

INSPIRACIÓN

  • Haga una sola inspiración suave y profunda, tanto como pueda.
  • Aguante la respiración durante unos 10 segundos
  • Expulse el aire
  • Si ha de realizar otra inspiración, espere un minuto
  • Enjuáguese la boca con agua y haga unos gargarismos. Tire el agua que ha utilizado para el enjuague, no la ingiera.
  • Coloque la tapa y apriétela firmemente hasta oír un “clic”.
 

 
 
 

A.5.4. Normas para la correcta administración del Sistema Turbuhaler®

PREPARACIÓN

  • Sujete con la mano la carcasa externa, desenrosque y quite la tapa
  • Manteniendo el dispositivo en posición vertical, de media vuelta a la corona hasta oír un “clic”.
  • Saque todo el aire de los pulmones

COLOCACIÓN

  • Coloque los labios en la boquilla del dispositivo y ciérrelos.

INSPIRACIÓN

  • Haga una sola inspiración suave y profunda, tanto como pueda.
  • Aguante la respiración durante unos 10 segundos
  • Expulse el aire
  • Si ha de realizar otra inspiración, espere un minuto
  • Enjuáguese la boca con agua y haga unos gargarismos. Tire el agua que ha utilizado para el enjuague, no la ingiera.
  • Cierre el dispositivo.
 

 
 
 

A.06. La vía transdérmica. Parches transdérmicos

El medicamento se introduce en el organismo por absorción transdérmica (a través de la piel) mediante la aplicación de parches. Se utiliza principalmente en aquellos medicamentos en los que se desea conseguir un efecto mantenido en el tiempo, ya que los parches consiguen liberar el medicamento de forma regular y constante en el tiempo.

Se deben colocar de la manera siguiente:

  • Elija un lugar con poco bello
  • Limpie y seque la zona elegida
  • Retire las películas protectoras procurando no tocar el interior
  • Pegue el parche y presiónelo
  • Evite zonas húmedas o expuestas al calor y los roces
  • Realice una rotación del lugar donde se colocan los parches

 

 

 
 
 

A.07. La vía nasal

El medicamento se introduce en el organismo a través de las fosas nasales. El medicamento administrado por esta vía pretende, generalmente, conseguir un efecto inmediato y local. La mayoría tiene como propósito aliviar la congestión nasal.

Método para utilizar adecuadamente los aerosoles nasales:

  • El paciente debe estar sentado y con la cabeza ligeramente inclinada hacia atrás.
  • Introducir la punta del envase dentro del conducto nasal y tapar el orificio contrario con la otra mano.
  • Iniciar una inspiración profunda y apretar en el centro del envase de forma enérgica para que salga la nebulización. Mantener el envase en posición vertical, realizando una aplicación en cada fosa nasal.
  • Mantener la cabeza echada hacia atrás durante unos instantes, hasta que note el efecto del medicamento. Pasados unos minutos, suénese la nariz para expulsar la mucosidad.

Para descongestionantes nasales:

  • En caso de que la congestión se mantenga se puede repetir una segunda aplicación.
  • Si no se indica lo contrario, no utilizar el medicamento más de 5 días consecutivos ni en niños menores de 6 años.

Método para utilizar adecuadamente las gotas nasales:

  • El paciente debe estar sentado y con la cabeza ligeramente inclinada hacia atrás.
  • Introducir la punta del cuentagotas dentro del orificio nasal.
  • Poner las gotas
  • Mantener la cabeza echada hacia atrás durante unos instantes, respirando por la boca.
  • Limpiar el cuentagotas
  • Para que el medicamento llegue a los senos nasales, el paciente ha de permanecer estirado, con la cabeza inclinada hacia un lado y después hacia el otro.
     

Aplicación de gel o pomada nasal

  • Aplicar una pequeña cantidad en cada fosa nasal procurando una distribución uniforme, para lo que se aconseja un masaje externo.

 

 
 
 

A.08. La vía oftálmica. Gotas y pomadas oftálmicas

Se utilizan siempre para tratar afecciones oculares. La apertura del envase hace que se pierda su esterilidad, por lo que una vez abierto se ha de desechar a los siete días. Tanto en el caso de las pomadas como en el de las gotas es importante que la punta del aplicador no llegue nunca a tocar el ojo.

Método para aplicar gotas oftálmicas:

  • El paciente ha de estar sentado o estirado con la cabeza echada hacia atrás y mirando hacia arriba sin mirar a la punta del cuentagotas.
  • Bajar el párpado inferior con el dedo.
  • Dejar caer una gota en el saco conjuntival inferior, no directamente sobre la córnea (globo ocular).
  • Presionar suavemente la punta nasolacrimal con un pañuelo para prevenir la absorción del medicamento y su paso a la sangre.
  • Indicar al paciente que parpadee una o dos veces y que después mantenga los ojo cerrados una instantes.
  • Utilizar un pañuelo para retirar el exceso de líquido.

Método para aplicar la pomada oftálmica:

  • El paciente debe estar sentado o estirado con la cabeza echada hacia atrás.
  • Baje el párpado inferior con el dedo para dejar a la vista el saco conjntival.
  • Poner unos 5 milímetros de pomada o una cantidad similar al tamaño de un grano de arroz. No aplicar la pomada directamente en la córnea ya que puede provocar molestias.
  • Indicar al paciente que cierre los ojos durante unos instantes. Es posible que tenga la visión borrosa durante corto periodo de tiempo.

 

 

 
 
 

A.09. La vía ótica

El medicamento se introduce en el conducto auditivo. Las gotas óticas se utilizan, principalmente, para el tratamiento de infecciones, como anestésico o para desprender o reblandecer la cera del canal auditivo.

Método de aplicación de las gotas óticas

  • El paciente debe estar estirado y con la cabeza apoyada del lado no afectado.
  • En adultos: estirar de la oreja hacia arriba y hacia atrás.
  • En niños: se tira de la oreja hacia abajo y hacia atrás.
  • Poner las gotas (en algunas ocasiones se calientan entre las manos previamente).
  • Evitar que la punta del aplicador toque la oreja para que no se produzca la contaminación del medicamento.
  • Indicar al paciente que permanezca en esta posición durante unos instantes.
 

 
 
 

A.10. La vía tópica. Pomadas y cremas

El medicamento se aplica directamente sobre la piel. La aplicación tópica de geles, pomadas y cremas tiene como objetivo proteger la piel, prevenir la sequedad y tratar diversas afecciones dermatológicas. La diferencia entre geles, pomadas y cremas está en su proporción de contenido graso, así las pomadas tiene más grasa y por lo tanto cuestan más de aplicar y limpiar, mientras que los geles contienen cantidades muy pequeñas y son más fáciles de aplicar y retirar. Algunas veces, estos preparados contienen medicamentos que se absorben y pasan al torrente circulatorio.

Método de aplicación

  • Limpiar la zona con agua y jabón.
  • Extender una pequeña cantidad sobre la piel hasta su total absorción. No friccionar.
  • Es muy importante cerrar bien el tubo de crema o loción para evitar contaminaciones y alteraciones del producto. Algunos de estos productos deben guardarse en el frigorífico, otros en un lugar fresco y seco, lejos de focos de calor.
  • Si no se utilizan guantes, deben lavarse las manos posteriormente.

 

 

 
 
 

A.11. La vía rectal. Supositorios

El medicamento se introduce en el organismo a través del orificio rectal. Los supositorios son una forma farmacéutica que consigue una distribución del medicamento a todo el organismo a través de su absorción rectal. Esta vía es cada día menos utilizada ya que suele ser molesta para el paciente y además la absorción de los medicamentos suele ser imprevisible, en función de la parte del recto a la que haya llegado el supositorio. Por todo esto, se aplica como vía alternativa cuando el paciente no puede tomar la medicación por vía oral, a causa de la presencia de vómitos o bien por su corta edad (lactantes y niños). También existen supositorios con los que se pretende ejercer una acción local, como estimular la defecación.

Método:

  • Colocar al paciente estirado del costado derecho.
  • Introducir el supositorio a través del esfinter muscular del ano, hasta su penetración total.
  • Indicar al paciente que permanezca en esta posición durante unos instantes.
 

 
 
 

A.12. La vía vaginal: óvulos, cremas y pomadas.

El medicamento se introduce en el organismo a través del canal vaginal. Se utilizan principalmente para el tratamiento de infecciones o inflamaciones vaginales.

Método:

  • Colocar a la paciente estirada de espaldas, con las rodillas dobladas y los pies en la cama (posición de parto).
  • Supositorios vaginales: Colocar el supositorio en le aplicador.
  • Cremas y pomadas: colocar al aplicador y apretar el tubo donde se encuentra el medicamento.
  • Colocar al aplicador en la vagina con un movimiento hacia abajo (hacia el recto) y después en horizontal hacia el interior.
  • Poner un compresa pequeña.
  • Se recomienda a la paciente que se aplique la medicación cuando se haya metido en la cama y no se tenga que levantar.
  • Evitar el uso de tampones.
 

 
 
 
Correu | Aviso legal | Sobre la web | © 2008 CedimCat |